Es el EROTISMO de las más típicas y notorias manifestaciones de lo Humano. Participa por igual del AMOR y la SEXUALIDAD. A aquel le pone la carne y a ésta le quita la animalidad y le pone trascendencia.
Así, por el EROTISMO, la SEXUALIDAD queda dignificada, y el AMOR energizado. ( María Zambrano )

lunes, 5 de enero de 2009

TE EXTRAÑO

Texto de Modesto Herrera y obra de Clara Polito
A la espera del próximo encuentro, se enciende tu imagen en mi memoria, en este momento que pareciera que lo hubieses preparado; te extraño, extraño tu aroma, las palabras que me envolvieron lentamente con la suavidad de la seda; deseo que permanece como capullo maduro y reventado, hacia otros planos que se convierten en colinas verdes y doradas, bañadas por el reflejo de la orilla del vaso, del borde de la copa que tiene luz de sol y luna, que tiene luz de ti,
mujer-pájaro
mujer-ángel
Mercurio y Venus
Escucho nuevamente a Bob James, me acerca mas al placer de recordarte, como si las palabras que pronunciabas por aquellos días, se quedaran bailando en acordes musicales o colgadas en el techo de mi cuarto, cayendo como gotas, a mis oídos y mi garganta, lluvia de sonidos.El discurso de tu cuerpo enamorado, fue el manifiesto de tu soledad en un diálogo distante y solitario entre dos peñascos separados por una laguna bañada con un beso de la noche, como un río de pájaros silentes y orugas aceptando su destino al transformarse en mariposas, peces que se disputan los suspiros, abandonados por tu silencio reflejado en el espejo, arquitectura isométrica del alma, mis besos que se pierden en la nada.
Hoy, como un milagro escondido, te materializas en Penélope y Circe del otro lado del espejo, en Casandra, en Coyolxauqui, y llega a mí la imagen de la mujer-símbolo, mi deseo se diluye en todas ellas y adivinas mis secretos mas profundos: “te veo igual en la tierra como en el cielo”, " mujer multitud”, permanente deseo…
Eres todas mis muertes y mis vidas por delante, eres la búsqueda que se esconde en algo inesperado, repentino como un beso, que me fue llevando suavemente hacia ese momento que junto con el silencio, se unen a las plegarias de la luna reclamando tu presencia y así continuar con el diálogo de nuestros pronombres enlazados, bañados en el lago de nuestras soledades.
Cae el sudor sobre mi frente en un surco que se hace río cuando te pienso. La ansiedad por tenerte, y no tenerte, provoca que llueva sobre mi cara y por mas que se moje del olvido de sentirte, humedece mis labios, recordándote, amándote, deseándote, sintiéndote mía a través del tiempo y la distancia, y es tan solo una gota, una partícula pequeña (grandiosa y fuerte como un sol), en la que viajo por tu cuerpo, dentro de ti, por tus pensamientos, para recordarte mi presencia, para recordarte que nosotros, a pesar de todo, no nos pertenecemos desde entonces.

No hay comentarios: