Es el EROTISMO de las más típicas y notorias manifestaciones de lo Humano. Participa por igual del AMOR y la SEXUALIDAD. A aquel le pone la carne y a ésta le quita la animalidad y le pone trascendencia.
Así, por el EROTISMO, la SEXUALIDAD queda dignificada, y el AMOR energizado. ( María Zambrano )

sábado, 28 de febrero de 2009

TRANSMUTACION


Poema y obra de Alicia Martinez Linares



Misterioso perfume. 
Placer de piel en piel., oculto deseo 
sueño de ayer realidad de hoy Manos seductoras  prodigio de momento 
ceremonia única de amor  qué feliz me hiciste
 por lo que te dí, por lo que me diste
¿qué queda por decirnos ? ¿ Existiremos ?

viernes, 20 de febrero de 2009

ORGASMO TACITO


Poema y obra de Alicia Martinez Linares

Quiero sentir un beso aquí en mi boca. Quiero sentir tu alma enamorada. 
Quiero sentir la luz de tu sonrisa. Quiero sentir la dicha de abrazarte. 
Quiero sentir los dos en uno solo. 
Quiero sentir el éxtasis de vida. 
Quiero sentir que tu me amas. Quiero sentir también que yo te amo

miércoles, 18 de febrero de 2009

SORPRESAS EN LA NOCHE

Relato de Angeles Charlyne y obra de Fatima Queiroz

Después de la lluvia se fue desgarrando la noche, lloraban los verdes como estrellas prendidas de los árboles.
Todo parecía morir bajo el aguacero.Los faroles de la calle titilaban despiertos de horror.
Desde la ventana del hotel los autos se veían estúpidas patrañas al garete.
No supe que hacer con tanta oscuridad que, adentro, parecía más grave.
Me vestí, protegiéndome con el gabán que llevaba en mi maleta y bajé las escaleras.
La luz se había cortado y el ascensor se había detenido por muerte repentina.
Una mujer de negro me cruzó el paso, cuando la acera se abrió amplia y húmeda.
No llevaba paraguas, era todo río, de la cabeza a los pies; gato negro acurrucado en el portal de las sombras, erizado y en acecho, desplegaba morosos movimientos convocando supersticiones.La figura atrevida se desplazaba lánguida y sensual
Su cabello largo descendía liso, lacio, irremediable, buscando la cintura.
El vestido se adhería al envoltorio del preciado, fragante y lujoso estuche.
La perseguí, obsesivo; un perro al acecho dispuesto a cazarla.
Ella no me miró; su perfil erguido era guiado por la nariz altiva y soberbia, que seguía apuntando al frente, todo un canto a la indiferencia.
Le gruñí un par de guasadas; inmutable, como la lluvia, no cedió; demasiada agua que no podía con el fuego.
Giramos, como trompos, sobre la ochava hasta tropezarnos otro hotel, un guiño de luz en la tormenta, “debe ser el suyo”, -pensé-
Decidido a entrar, la tomé del brazo, para obligarla a que me mirara. Lo hizo, derramando la mirada de sus enormes ojos azules y por primera vez sonrió, aceptando, luego de mecer la cabeza; el bing bang afirmativo.
Urgentes, a dúo, llamamos al ascensor, rastreando el sexto piso; ascenso a un cielo privado.
El palier del lujoso apartamento se extendió, generoso, una cinta silenciosa con forma de afelpada alfombra.La llave giró en la cerradura de esa puerta maciza y veteada, que se abrió, hospitalaria.
El recibidor mantenía temperaturas necesarias para noches indomables, como esta.
Colgué el saco, empapado, en el perchero centinela que descansaba detrás de la puerta.
Ella desapareció, supuse a buscar un trago salvador que atizara carbones preventivos.
Me senté a esperarla en el mullido sillón de pana azul, casi pausa contra el cielo.
El retrato del hombre, sobre la mesa enana de roble, llamó mi atención. Lo tomé cuidando no ser visto.
Joven y apuesto llegaba, desde la imagen, con el cabello rigurosamente estirado hacia atrás, seguramente sujeto en la nuca, una forma de poner orden con la cara.
Su rostro anguloso, era de una extraña y perturbadora belleza.
Se me desvaneció de las manos, a tiempo, cuando ella regresó, irrumpiendo en el instante revelador.
La mujer, como ave urbana de la oscuridad, se acercó, con ojos crecientes, casi desenfundados para observar y la boca glotona, entreabierta, dispuesta a quedarse con todo.
Su perfume estaba sellado a ella, como un escrito sobre la piel visible. Un graffiti exultante, sobre la pared inmaculadamente blanca.
Sus pechos asomaban firmes; la pollera seguía presa del encanto y el canto del cisne.“Seguro que va a saltar la espoleta del deseo y morderemos la mejor granada” -pensé-
La noche agonizaba y yo también, preso en su cárcel con rejas de carne.
La besé y seguí lamiendo su cuello, paseando por sus pezones para llegar al ombligo, creado con la sabiduría de un artesano.
Decidido, me dispuse a continuar el viaje hacia el sur, en llamas, para quemar las mejores naves sin estrenar, que suelen ser las fantasías improbables
La mano de ella se interpuso, interrumpiendo la marcha.
Pareció sobresaltada, impaciente como si se tratara de su primera vez.Me abalancé, león hambriento, buscando derribarla.
La arrojé con violencia sobre la mesa de vidrio, comprobando que se acoplaba a la superficie, con la armonía que emergía desde la repetición.
De un tirón le arranqué la ropa.
El paisaje era prometedor y de matices soterrados, como el tiempo que afuera cambiaba lluvia por espanto.
De ojos cerrados, la autopista del placer, que exploraba como un ciego en la maleza, me tropezó con un trémulo escollo, que se agitaba en el ojo del huracán.
La sorpresa, abochornada, caída, se dejó ver, minúscula, flácida entre las piernas, en el mismo instante que le escuché decir -con voz melodiosamente ronca- “Me llamo Raúl, no me diste lugar para que explicara...”

ngeles Charlyne
De la serie “Ironía erótica

REDENCAO

Poema de Elza Fraga y obra de Jose Hermitagno

Toda mulher
faz poesia
com o corpo
ou com a palavra...


cada gesto afoito
cada marca no rosto
ou é poema
ou coito


Só a poesia
salva.

COMO ACORDAR AS ESTRELLAS

Poema de Elza Fraga y obra de Roxana D'Empaire 

Um céu enluarado
a mansidão do vento 
dobrando uma esquina
a pausa do tempo
parado, esperando,


a espreita da noite,
tentando contê-la.


Só minha dor
rasgada num grito
consegue
acordar
as estrelas.

sábado, 14 de febrero de 2009

QUIERO LLENARTE DE POESIA

Poema de Modesto Herrera y obra de Amarande Guzman
Quiero llenarte de poesía
aunque sea un pleonasmo
que circule por tu cuerpo
quiero ser metáfora que anide por tus senos
tropo, metonimia, figura encantada
por tus muslos color de mis deseos.
Quiero gritar qué, en la palabra
encontré la imagen que subyuga
y que aniquila el egoísmo
y comparte con su savia
el dulce placer de una mujer enamorada
Quiero llenar mi cuarto,
mis paredes, de metáforas
que resbalen hacia el lugar preciso
de los cantos que presagiaron
que un día al fin
estaría nuevamente enamorado.
Hoy no sé como ayer
si tu me amas
¿importa acaso para sentir
que el tiempo se diluye
y los templos celestiales de tu cuerpo
ahora son parte sustancial del mismo tiempo?
Hoy no necesito conjurar al silencio
o brindarle otro canto de amor al laberinto
hoy deseo perderme
encrucijada entre tus piernas
y ahogarme en el líquido vital de tus anhelos.

EL BESO

Poema de Paloma Blazquez y obra de Luciano Barriga



Posados los labios, roce
caricia.
Tiemblan tus labios, tiemblan los mios.
El suave aliento adueñándose de mi.
Vorágine desconocida, los ríos se entremezclaron.
¿Donde esta el tiempo? se suspendió, voló, transitó.
Beso caos, beso cosmos...
Solo los ojos fueron testigos ciegos.
Beso eterno quiero ser...

viernes, 13 de febrero de 2009

DANZAR EN EL AIRE

Poema de Alfonso Gomez y obra de Vicente Gimeno
Danzar en el aire
Perderme en su baile
Gozar las guitarras
Taconear las botas
Tocar el tablao con esa
morena que me habla de
amores
Sonar las palmas
acercar mi rostro
Oler su perfume
Beberme las flores
que su ser despide
entre vuelta y vuelta
Rodear su cintura
Sentir su esbeltez
De trigo doradode un amanecer
Mojado del néctar
de sus movimientos
Empaparme quiero con
la humedad de sus poros
Con lo suave de su piel
de sus brazosde su cuello
Labios palpitantes
Cuello de princesa
Mientras las guitarras
tocan seguidillas
yo ardo por dentro
Por sus ojos pardos
Por su cabellera negra
Manos y piernas de
mármol de Carrara
Me mata la tentación
Azucena blanca
de ágiles pies
Doncella que estremece
al solo admirarla
Vibración de sentimientos
cuando se le aplaude
Cuando aparece con vestido blanco
como tulipán tras el cortinaje
Cuando baila es un remolino
de pasión envuelta
Es hoguera y fuego
Luces de bengala que
iluminan los cielos de
la Andalucía
Los hombres fallecen de
deseperanza mientras las guitarras
tocan su adios postrimero
Ella deja de recuerdo sobre el escenario
su aroma grato y fresco de su zapateado
Mientras yo serio y mudo, la veo que huye
por las bambalinas y ya nunca sale por
desgracia mía

jueves, 12 de febrero de 2009

COMO A MI TAZA DE CAFE

Poema de Edilberto Cárdenas y obra de Hector Mendieta
Mi inédito amor,
aquel que creíste conocer
sustenta a través de mis sentidos,
que tus ojos ya no tienen la pureza
que ayer me inspiraban, como a mi taza mi café.

Quiero quedarme al margen de ti,
tan así, como que ya no quiero verte,
quiero adelantar mi reloj
para alejarme, no sé, cuanta instancia;
Insólito, ya no me llegan tus libros de gramática,
los cuentos rotos, la novela policiaca... ya no acuerdo
del desaliento, se fue contigo,
ya no te extraño como a mi taza mi café.

La puerta se cerró, salpicando las hojas el viento,
sacúdete el otoño, ya no vengas,
busca amores tiernos en la esquina de tu closet
aun te queda tiempo para una ilusión y un reproche.

Añorarás mi tertulia, mi lápiz, no sé, yo ya no añoro
tanto como a mi taza mi café

lunes, 9 de febrero de 2009

RESILENCIA

Poema y obra de Alicia
 Martínez Linares

No preciso morir para saberme viva 
Si viva sé que es morir. 
Buscaré en la vida el sueño
compartiré el amor 
olvidaré lo que paso. 
Miraré la luz
sin límites ni asombros 
Porque existo, 
porque me conozco 
porque me amo

lunes, 2 de febrero de 2009

HOMENAJE A MODIGLIANI


Poema y obra de Alicia Martínez Linares

Hoy quiero amor evocar cada segundo que pasamos. 
Un sueño de tertulias lejanas. 
Busco tu voz y en mí, encuentro el retorno de una dulce ilusión.
 Delirio de sentir, 
aroma de la vida anhelos de primavera, 
es imposible arrebatar cuanto yo ansió. 
Te dibujo, te hablo, te persivo.
 Mas en mí tu recuerdo te apodera. 
Eres mi dueño en el Edén perdido. 
Tus manos y a ti con esperanza imploro

domingo, 1 de febrero de 2009

DONDE TU ESTAS...

Poema de Modesto Herrera y obra de Vicente Gimeno
Desde donde estás, perdida en mi memoria, recojo todos los momentos en que me hiciste sentir que el aventurero que hay en mí, exploraba continentes perdidos al recorrer tu cuerpo.
Sabías desplazarte en medio de esos mundos de palabras y te comunicabas con tus manos y tus piernas. Eran tus rodillas dos lunas que constantemente gravitaban sin leyes newtonianas; tus muslos, dos planetas alrededor de un sol oscuro y húmedo, las arcadas del misterio, la compuerta deteniendo a otros universos.
Cierro los ojos y alcanzo a recordar los desdoblamientos de mi cuerpo detenido por tus hombros y tus codos, sujetando los instantes en que viajamos por otras rutas donde ninguna carta de navegación podría indicarnos en que punto del espacio nos encontrábamos.
Tus senos apuntaban siempre hacia una constelación diferente y así atravesábamos el cosmos como preludio de otras vidas mejores que las nuestras.
Hoy después de millones de estrellas y tantas vidas, casi como un milagro escondido, te materializas en la María de todos y llega a mí la imagen de la mujer-símbolo en la cual deseo diluirme y te idealizo y “te veo igual en la tierra como en el cielo”.
Eres todos mis muertos y mis vidas por delante, los años que esperé para volver a verte, la búsqueda que se esconde en algo inesperado, repentino que fue llegando suavemente y construyendo un puente de mi espíritu y así permanecer en el tú y yo en este espacio que se diluye entre el silencio y las palabras que se quedaron detenidas, como una vez en mis sueños tu figura borrosa y líquida se introdujo en mis venas hacia un largo viaje de la sangre que mis recuerdos albergaban en un tiempo taciturno, quebradizo y roto.
Un millón de espejos se rompieron provocando destellos entre el sol y las noches oscuras de mi cuarto. Un millón de veces rechacé la llegada de mi sangre hacia el cerebro, en la que viajaban células tuyas prefijadas en mis sueños.
Pero a pesar de aquellos momentos que mi ser se revelaba cuando tu aparecías en mis sueños y despertaba de repente sin poder atraparte en mi conciente, no pude detener el avance del polvo y de las piedras, en ese largo camino dentro de mi mente, tu cuerpo desnudo y los orificios de historia y de rutinas, las pesadas relaciones familiares se cayeron y me olvidé de parientes sin sangre ni raíces y solo a ti te vi.
Fue tanta presión la que llegó a mi mente que la sangre me bañó por dentro, sentí envejecer y nacer al mismo tiempo, tu estabas presente sin quererlo, tu memoria fue más fuerte que la magia, navegaste sola por mi sangre y poco a poco mis sueños recobraron tu imagen repetida y rota en medio del silencio de mi cuarto hasta que Dios y el diablo nos olvidaron.

MIS DEDOS

Poema de Alfonso Gomez y obra de Roxana D'Empaire

Mis dedos son hormigas
que suben por tu cuerpo
en noches soñadoras
Son timables que se mueven
al son de tu existir
Son pájaros que vuelan entre
veladas sombras
Son teclas que le cantas a tus
labios y a tu pelo

Son garfios que evitan que te vayas
Lazos que te atan mucho a mí
Alas de mariposa que aletea por
tus encantos
Péndulos que marcan las horas de
pasión

Son fuego y son llamas
Son redobles de tambóres que tocan
la retirada cuando tú estás cansada
Velos que recorren señales luminosas
de las lunas y los soles

Mis dedos son señales y sus uñas
estan llenas de ti